El nido

Residencial Torres de Villanueva. 17:30h.

La primera clase en el Conservatorio, cuando se empeñaba en usar a Jorge como un muñeco y disfrazarlo, los patines tirados por todos sitios, cuando se atrevió a decirle a Toño que no iba a estudiar derecho… Y ahora Lucía se va de casa. Tras todo su empeño, se ha decidido a dar todos los pasos de golpe. “¡Pero, hija, a ver si no vas a poder con todo!”, le advirtió Marta cuando les comunicó la noticia. “Tranquila, podrá. Estoy orgulloso de ti, cariño”, incidió Toño. Y Jorge pensó que, después de todo, molaba tener en casa a su hermana mayor y que le cubriera si al salir el finde algo se iba de madre o si necesitaba una taxista particular y que ahora iba a sentirse más solo… “¿Tú eres consciente de que me tendrás allí finde sí y finde también? Que para algo vas a vivir en el centro”, le increpó Jorge. Y así quedó todo. Luego, las cajas y los preparativos y, ahora, esta pequeña sorpresa, para que no se olvide del nido, del núcleo, del inicio de su historia.

¿Quieres saber más?

Conoce Generaciones Ebrosa